La vanidad y la emoción

La vanidad y la emoción
(Año 2013)emoción

De todo lo que nos digan,
hay que creer la mitad;
aguantar la vanidad,
resistir la acometida.
Y si hay que tragar saliva,
hazlo sin preocupación;
y serás la admiración
de la gente que te mira.
No dejes que la emoción
te traicione en ese instante;
y si llorar, no es un crimen,
ni tampoco es un pecado;
disimula lo sentido…
y muéstrate de buen grado.
Dejemos las emociones
para algo más acuciante,
que momentos llegarán…
que te venzan y te rindan;
y te corroan por dentro,
y te llenen de tristeza;
te hagan sentir pequeño,
y hasta perder la cabeza.
¡Llora, si quieres llorar,
corazón blando y sensible!
¡Pena, si quieres penar!,
y no olvides lo que dije:
porque llorar, bien te hace…
si lloras por algo grande.
¡Por algo que sea importante!
¡Por algo que sea sublime!

Autor: Ramón Candelaria Infanzón
Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s