Tus lindísimas razones.

 

c3d745eca26ed3465aba81274db85456

Poema (de amor y algo más)

17 de noviembre de 2016
*

Tus lindísimas razones.
*

Los poemas no son para explicarlos, son
para leerlos y dejar volar la imaginación.
Claro está que también se puede enfermar de amor.

*

*

Por exceso y por defecto,
y por ser pluscuamperfecto,
me cansé yo de mirarte,
y me olvidé preguntarte
si serías la ideal
para conmigo casarte,
contemplarte y admirarte,
y llegar hasta el final.
*
Eres toda geometría
de lindísimas razones;
me sobran explicaciones
para sentirte muy mía.
*
Entre las sombras oscuras
se adivina tu figura
en toda su plenitud.
Siento temblor al pasar,
al observar tu silueta,
pues queriéndola alcanzar,
más y más de mí se aleja.
*
Causa miedo tu belleza
de bien pulidos contornos,
y sorprenden tus adornos,
tu dulzura y tu riqueza.
*
Y se pierden en los montes
de tus árboles frutales
entre mansos manantiales
fundadísimas razones.
*
Allí suspiran los hombres
en intrincados zarzales,
sufriendo todos los males
de enfermedades sin nombre.

*

*
Autor:
Ramón Candelaria Infanzón
Todos los derechos reservados

Sueños del pasado: Un billete para el cómico

Sueños del pasado:
Un billete para el cómico
(06 de noviembre de 2015)

*
*
variante-des-flugtickets-43327523variante-des-flugtickets-43327523

El de ayer fue un sueño que se me repite de tanto en tanto.
No pertenece a mi último trabajo desempeñado, pero sí a ese que
me hace soñar situaciones pasadas.
*
Ayer me encontraba en mi puesto de trabajo habitual cuando entró
aquel cliente. Decir que entró, sin ni siquiera verlo traspasar
la puerta, es hablar por hablar. En realidad me lo encontré de
sopetón preguntando por un billete de Granada a Corominas. Yo di
por hecho que Corominas es algún lugar de la España peninsular
que, ni sé dónde está, ni sé si tiene aeropuerto; sin embargo,
la conversación continuó como si tal.
*
– “No hay vuelos a esa ciudad” – le dije al cliente, que, no era
otro que un personaje que en la realidad sí existe. Se trata de
alguien a quien solo conozco de verlo en la tele. Es un personaje
cómico con el que me “parto de risa”. Pero volvamos a la cuestión.
Después de afirmarle que a Corominas no había vuelos regulares ni
de ningún tipo, me apresuré a mirar en el manual, tratando de
justificar la verosimilitud de mi respuesta.
*
Él debió quedarse perplejo por mi negativa y, sin demora, me miró
insistiendo en que yo estaba en un error.
– “Lo siento, tiene usted razón, sí que existen vuelos a Corominas,
pero no puedo hacerle el billete por no ser de nuestra competencia”.
¡Como si yo pudiera hacer milagros!
– “Tiene que pasarse por Iberia o por una agencia de viajes, nosotros
no lo somos.” – Se trata de una forma de tantas de hablar, dando por
cierto que las personas pueden ser una agencia de viajes o cualquier
otra cosa. Y lo de “hacer billetes”, es otra más de esas tantas formas de decir lo que es imposible que realicemos nunca.
*
En aquellas estábamos, y, entretanto el cliente cómico abandonó nuestra
oficina con rumbo a otra, desperté. No fue una pesadilla,
pero… en otras ocasiones tocaron sueños más desagradables: de esos
que te hacen sudar “la gota gorda” y despiertas de un “humor de perros”.
*
Yo sé por qué sueño anécdotas de ese trabajo que tantas alegrías me
proporcionó, pero también disgustos en igual o semejante proporción.
Por eso mismo, ya no tanto, pero hace algún tiempo soñaba que seguía
en… ¿Recuerdan el título de la película “Historias de la puta mili”?
Pues yo soñaba con frecuencia que iba a entrar en la “Aviación”,
cuando en realidad ya estaba licenciado de la “Infantería de Marina”.
¡Coño!, no lo crean si quieren, pero mal sí que debí pasarlo en algunos
momentos. Los sueños habidos lo justifican.
– ¡Mierda!, pero ¿qué hago soñando que voy a formar parte de la Aviación Española y entro al cuartel con la “cartilla blanca” de licenciado de la marina en la mano?

Estoy seguro que a más de uno de ustedes les ocurre lo mismo o algo
parecido. Cuenten sus sueños, que yo seguiré escribiéndoles los míos.
*
Lo que me pregunto es, qué rayos hacía el cómico metido en ellos.
En fin, estoy casi seguro que este tío vuelve a aparecer en alguno
próximo para pedirme un billete a Pernambuco.

¿Y qué quieren que les haga? Otros sueñan con la que ya tienen y quieren, o con la que querrían tener.

*
*
Autor: Ramón Candelaria Infanzón

Las llamas de tu amor

Últimamente he compartido con ustedes

algún que otro poema  corto, fruto de mi

colaboración en poemas fusionados que

fueron compuestos sobre la marcha. Se

trata de poemas que partiendo de un tema

específico, iban siendo compuestos con la

aportación de diferentes poetas. Cada

participante podía aportar una o varias

estrofas, según el límite marcado.

He aquí, una de mis tantas participaciones

en un poema titulado “Las llamas de tu amor”.

Se trataba de un poema de amor con ciertos

tintes eróticos.

*

*

Las llamas de tu amor

(09 de diciembre de 2013)

*

473260855_d1

*

Sentí arder tu hoguera
junto a la hoguera mía;
ardes en mí”, decías…
cuando el torrente
de tu amor me salpicaba.
Tu boca sin piedad
me devoraba
dejándome mordidas
en la piel:
heridas que aún conservo
puedes ver, en marcas
que han quedado señaladas.

*

“Ardes en mí”,
tambíen yo repetía,
mostrándote mi alma
ilusionada;
gimiendo de placer
mientras sentía
las llamas de tu amor
que me quemaban.

*

Autor: Ramón Candelaria Infanzón

Derechos de autor reservados